Ser capaces de resaltar los valores de una empresa y ser constantes con el mensaje es un hito que deben de perseguir tanto las empresas grandes como las más pequeñas. En este sentido, en Logipymes entendemos que aportamos una gran ayuda en el terreno del branding emocional, branding corporativo o personal branding. Ser expertos en estos tipos de branding nos permite aportar a las empresas un valor diferencial como marca, poder destacar no sólo ante sus clientes, también respecto a sus competidores.

¿Te explicamos cada tipo de branding?

• Nos apasiona el branding emocional porque permita a los clientes de tu negocio que te valoren por las experiencias que comparten contigo. Por aquello intangible que no todos pueden ofrecer y porque es un mecanismo que ocasiona altas tasas de fidelización.
• Afrontar proyectos de branding corporativo es un reto para nosotros, ya que se encaja en aquellas empresas que se preocupan notablemente por las acciones de todos sus empleados. Cualquier acción que haga cualquiera de ellos, tiene una repercusión notable en el exterior, por tanto, los mecanismos de control son máximos.
• El personal branding es un concepto en auge y que permite diferenciar a una persona de las demás. Ejercer una serie de actividades, de forma constante y con un mensaje claro es garantía de convertirse en referente social y profesional dentro de tu sector.

• Si buscas diferenciarte en tu sector, ser un referente y poder influir sobre los demás con los que compartes temáticas, te recomendamos el branding personal.
• Si quieres que cualquier acción de tus empleados tenga influencia sobre tu marca, ejecutar un proceso de branding corporativo es lo más recomendable.
• Si buscas impactar a través de vivencias personales, vivencias y factores intangibles el branding emocional debe ser la principal arma de tu marca.

Es una pregunta bastante frecuente por parte de nuestros clientes. En este sentido conviene diferenciar bien el concepto de branding y marca.
El primero, hace alusión a la construcción del proceso para poder llegar de la mejor forma posible a los clientes, mientras que lo segundo, hace referencia a un concepto visual ya asentado y con el que se está generando impacto.